¿A quién Beneficia la Equinoterapia?

En la monta terapéutica distinguimos entre la Hipoterapia, la monta terapéutica y volteo y la equitación para discapacitados. La Hipoterapia, que se podría llamar fisioterapia en el caballo, beneficia los siguientes cuadros clínicos:
• Cifosis
• Coxa Valga
• Dismelia
• Distonía de torsión
• Enfermedad de Parkinson
• Esclerosis múltiple
• Escoliosis (menor de 40º)
• Espondilosis
• Hipotonía
• Lordosis
• Lumbago
• Osteocondrosis con tensiones musculares
• Parálisis cerebral (espática, discinética, atáxica, hipotónica)
• Preartrosis
• Secuelas de traumatismo craneocefálico con disfunción motora
• Síndrome de Down
• Síndrome de Rett
• Síndrome Convulsivo de West
• Síndrome de Angelman

























En el área de la psicología, psiquiatría y pedagogía se habla de la monta terapéutica y Volteo. Se aplica en las siguientes disfunciones:
• Anorexia nerviosa
• Autismo
• Deficiencias de coordinación psicomotriz
• Disfunción cerebral mínima
• Enfermedades psicosomáticas
• Hiperquinesía
• Neurosis, psicosis, esquizofrenia
• Problemas conductuales
• Problemas de concentración y de atención
• Problemas de lenguaje
• Toxicomanía

La Equinoterapia Ayuda a Pacientes con:

• PC:  En pacientes con Parálisis Cerebral, la equinoterapia trabaja en muchos sentidos: El calor del caballo ayuda a regular el tono muscular, el movimiento rítmico ayuda a mejorar el equilibrio, endereza la columna, mejora la coordinación de tronco y cabeza. La transmisión de un patrón de locomoción equivalente al patrón fisiológico de la marcha humana da la posibilidad de programación de nuevos patrones de locomoción para compensar las áreas dañadas, que tienen efectos positivos en la neuromotricidad, se regulan problemas orgánicos por no poder moverse, harmonía psíquica, producción de endorfinas.
Foto 1    Foto 2

• Trisomía 21:  Tocar al caballo y estar sentado en el caballo produce una estimulación sensorial. Además mejora el tono muscular, el equilibrio, y la dinámica constante del animal, provoca un acto de coordinación fina del tronco y de la cabeza. Se usan juegos terapéuticos para mejorar la conducta, la autoestima y la socialización.
Foto 1    Foto 2    Foto 3

• Autismo:  El caballo, con sus diferentes texturas y combinado con el íntimo contacto del cuerpo del paciente (que se puede reforzar con ejercicios como echarse en el caballo), estimula la sensopercepción táctil. También la audición, el lenguaje y la visión, mejoran la sociointegración, mejora la conducta, centra y relaja al paciente, regula las alteraciones
Foto 1    Foto 2    Foto 3    Foto 4

• Problema de conducta:  Niños con problemas de autoestima, concentración, socialización o agresividad encuentran en la equinoterapia una terapia integral, que les ayuda en su camino de crecer. En cada caso existe el caballo adecuado, que es elegido por el terapista, según su evaluación, a fin de apoyar y ayudar el desarrollo del paciente. Un niño, que tiene problemas de autoestima se sentirá muy orgulloso y "capaz" cuando se da cuenta que puede dominar un animal que es tanto más fuerte y grande que él. El niño con problema de concentración va a aprender que montar no es solamente diversión; es un trabajo constante, hay que dar todo el tiempo indicaciones al caballo, y si en algún momento pensamos en otra cosa, el caballo lo percibe y también empieza a distraerse. (fotos de niños con
Foto 1    Foto 2    Foto 3

• Anorexia, Cuadro depresivo:  La sensación de avanzar, caminar o correr hacia adelante puede ejercer enorme influencia positiva sobre un estado psíquico depresivo o angustiado. Encontrar el ritmo de la vida es una tarea constante. El paciente recupera la confianza en sí mismo y en su entorno. En el cuadro de la anorexia es importante de conectar al paciente con la tierra y con la realidad (grounding). El caballo permite y busca el contacto con el humano, entiende sin palabras, nunca rechaza a quien se acerca amablemente. Tiene una percepción muy fina y sabe muy bien, cuando un paciente necesita comprensión, amor y tranquilidad. Además puede ser importante para el paciente de formar una vínculo de responsabilidad hacía el animal.