¿Qúe es la Equinoterapia?

La equinoterapia como terapia alternativa está basada en varios factores: Uno fundamental es el contacto del paciente con otro ser vivo, que a su vez es agradable y divertido; así mismo es una terapia que se desarrolla en espacio abierto, por lo que cambia el panorama ambiental. Con el movimiento armónico tridimensional que produce el caballo, su calor corporal, el movimiento rítmico y una gimnasia de ejercicios dirigidos por un terapista especializado sobre el caballo se logra una estimulación neurosensorial apropiada y con grandes logros.

Para las personas que tienen algún tipo de discapacidad, el caballo puede significar no sólo el medio de adquirir de pronto todos sus atributos, sino un tratamiento que da notables resultados. La equitación puede ser, además de una actividad deportiva, una práctica terapéutica. Así lo demuestra un grupo de profesionales que implementó la "equinoterapia", un tratamiento que mediante la utilización de caballos especialmente entrenados, permite a personas con discapacidades en el área motora, sensorial, cognitiva, psicológica y con trastornos emocionales, mejorar su calidad de vida y recuperar gran parte de sus capacidades.


El caballo transmite tres elementos que resultan claves:

• Un Patrón de Locomoción Equivalente al de la Marcha Humana
Nosotros observamos que los movimientos de una persona a caballo son casi idénticos a los de una persona caminando, ambos siguen el mismo patrón de movimiento en la pelvis humana y el tronco van en armonía mientras el jinete está sentado al centro del lomo de caballo, el paso del caballo afecta la pelvis humana y el tronco mientras monta de una forma pasiva sobre el caballo en movimiento. El ritmo y amplitud de los movimientos que desarrolla el jinete en la monta son casi idénticos a los del paso normal.

• Los Impulsos Rítmicos
El ritmo cardiaco de los seres humanos oscila entre 60 y 100 impulsos, siendo ésta considerada como una máquina perfecta, para cada actividad todos los órganos tienen una función "la cual" está programada en el cerebro y es guiada por un ritmo cardiaco, la cual es considerada como una coordinación armónica. Dos pasos de caballo equivalen a un ciclo de movimiento armónico, por lo tanto la frecuencia del ritmo del caballo al paso es de aproximadamente 110 impulsos el cual se pone en sincronía con el ritmo cardiaco del cuerpo, dando como resultado que el paciente mientras que va en el caballo recibe 110 impulsos, los cuales van estimular los músculos y el sistema nervioso, originando así el registro en su cerebro de que el movimiento existe. Entonces se inicia así el proceso de programación mental que manda los impulsos a dicho músculo para integrarlo a sus funciones normales. Así mismo la equinoterapia estimula la producción de neurotransmisores y néuromoduladores los cuales son necesarios para realizar sinapsis, tales como serotonina (relajación), endorfinas (satisfacción), noradrenalina (miedo), adrenalina (anti-depresión), dopamina (sueño), promoviendo así la regeneración de facultades mentales superiores como atención, los mecanismos conscientes las habilidades cognitivas finas y las que tienen que ver con la relación social

• El Calor Corporal
La temperatura del caballo es de 38º Celsius, o sea más caliente que el cuerpo humano del ser humano. Siendo la razón, por la cual se utiliza en la parte fisioterapéutica, porque se relajan los aductores, músculos del muslo y el glúteo, que se puede reforzar con ejercicios adecuados. Además mejora la circulación, por lo cual la función fisiológica de los órganos internos mejora. El caballo ofrece muchos diferentes estímulos sensoriales táctiles, y en la sicología se reconoce que el calor del caballo, que substituye al calor materno, libera traumas antiguos y bloqueos síquicos; cosa que se suma con el movimiento mecedor del mismo.